Síguenos

NICOLÁS MONTERO, “La vida es un espacio de creación”

Fotografía: Manuel Valle

“Valoro mucho los aprendizajes en el medio artístico y cultural. Mi camino está en seguir siendo fiel a las búsquedas y preguntas que llenan de sentido tanto mis pasos como los de aquellas iniciativas que me permiten servir y crear con propósito”

Cumple un año como Secretario de Cultura, Recreación y Deporte (SCRD) en la Alcaldía de Bogotá. Su mística, profesionalismo y experiencia como actor de teatro cine y televisión, director, antropólogo y gestor cultural le han permitido realizar su labor como servidor público. Faceta que vive con mucho compromiso, trabajo y entusiasmo. “Esta experiencia trae muchos aprendizajes intangibles: reconocer los procesos y sus tiempos, aprender de las personas y sus maneras de comprender y en consecuencia asumir tanto la vida pública, como los retos de un sector tan potente y diverso como el cultural. El mayor valor de todo este proceso ha sido conectar cada paso como una auténtica búsqueda para impulsar lo mejor que sucede en las comunidades de Bogotá. Si bien es un enorme desafío, lo asumo con humildad, con interés por aprender de manera continua y seguir aportando al sector y a la ciudad”.

¿Cuáles son las pautas para tener éxito como artista y funcionario público?

“Existen unas frases maravillosas: el hombre es al mundo como el caracol a su concha, se construyen mutuamente. Y: pase lo que pase, uno es lo que hace. Esto ratifica que el quehacer entusiasma, permite la construcción de caminos, de paso a paso, de moldear nuestro mundo, de incorporar de manera permanente procesos de creación, porque la vida cotidiana es el mejor lienzo con el que podemos contar, el mejor escenario para avanzar”.

Grandes retos

“Dar continuidad a los ejercicios culturales que ha conquistado la ciudad que si bien son valiosos, merecen estrechar mucho más el vínculo con la vida cotidiana de las personas. Dejar de percibir la cultura como si fuera simplemente un evento y que se vuelva cada vez más significativa para la vida de la gente”.

Nicolás está convencido de que la cultura, la recreación y el deporte dignifican la vida de la gente, permitiendo que los cambios culturales sean más integrales a sus deseos y permitiendo cambiar patrones de consumo. “En ese sentido y como ejemplo, la particular apuesta por la lectura, nos permite una mejor vida, ampliar la visión del mundo, entender que existen diferentes posibilidades de crear y de entender nuestro entorno y a nosotros mismos”.

¿Cómo motivar el hábito de la lectura?

“Insistir, insistir en que leer no puede ser una tarea o un deber sino un gozo. Leer merece ser el más grande placer de encontrarse con historias y visiones distintas a las nuestras, a las de nuestra cultura. Es una tarea sin pausa y continuamos trabajando en ello. Una de las grandes apuestas es hacer que las bibliotecas se vuelvan escuelas de lectores. Impulsar el valor de que cada ciudadano sea un mediador de lectura que permita a otros acercarse de maneras más amplias a la realidad que lo rodea. Por eso insistimos que leer no es simplemente adquirir conocimiento, sino y principalmente es leer para la vida, que está al alcance de todos, nos interpela y nos transforma. Y no sólo hablamos de libros, las lecturas han ampliado mil ventanas en las que la tecnología juega un papel muy valioso”.

¿Qué actividades están previstas?

“Se está construyendo un sistema de bibliotecas para que esté cada vez más cerca de la gente. Decirles que la vida es un espacio de creación, que no se pierdan del privilegio de actuar, de no quedarse como lectores pasivos, – de los
libros y de la vida misma – sino lectores que estrechen el vínculo con esos libros, sus historias, sus letras. Queremos invitarlos a pensar que el libro no existe, sino hasta que uno lo lee, es un ejercicio fascinante de creación que nos
enriquece y transforma”.

¿Durante la pandemia el sector del arte y la cultura es uno de los más afectados, tu reflexión como artista y ser humano?

“Bogotá es una ciudad de gran diversidad y riqueza artística y cultural. Los habitantes de la ciudad han tejido por años una relación valiosa con el arte, la cultura, el patrimonio, la recreación y el deporte y esto nos llena de entusiasmo y compromiso para seguir fortaleciendo las capacidades y vínculos entre los ciudadanos y los creadores. Esta pandemia ha evidenciado el enorme talento de la ciudad donde los ciudadanos continúan avanzando con sus procesos de creación. Ni las bibliotecas, ni ninguna de las entidades del sector se detuvieron. Hicieron presencia permanente en la vida de los ciudadanos y ciudadanas. Obtuvimos grandes aprendizajes. Las tecnologías digitales nos han dejado y continúan dejándonos saldos pedagógicos y los pequeños formatos serán una ruta fundamental para reencontrarnos de manera segura y posibilitando de nuevo la continuidad del encuentro con el otro, ahora de nuevas maneras. Es en este camino que debemos seguir fortaleciendo los procesos de la ciudad desde los territorios. Lo anterior nos permite reconocer que los ciudadanos sí demandan, sí necesitan, sí quieren que los ejercicios culturales los acompañen permanentemente, que sí son significativos para mejorar la vida”.

Acciones para la comunidad

“Desde la Secretaría de Cultura, a comienzos de la pandemia actuamos con mucha asertividad para identificar los enormes desafíos de cambio cultural que representaba esta nueva realidad. En un gigantesco trabajo en equipo con distintas entidades del distrito, académicos, expertos, y bajo el liderazgo de la alcaldesa, enfocamos toda la energía y capacidades técnicas y metodológicas de nuestro equipo de Cultura Ciudadana”. “Estos resultados evidencian que, si bien el 2020 pasó a la historia como uno de los años más retadores para el sector cultural en el mundo y en Bogotá, también quedará en la memoria como el año que, al desafiar las capacidades institucionales, impulsó transformaciones normativas, priorización de servicios, fortalecimiento tecnológico y nuevas herramientas técnicas y humanas, todas ellas al servicio de la ciudad”.

Nicolás afirma que el 2020 permitió valorar temas que se daban por sentados, como la enorme capacidad de adaptación de los ciudadanos. “Con duras renuncias y dificultades, los bogotanos rápidamente encontraron en las experiencias artísticas, culturales, de recreación y deporte, una enorme compañía para vivir los días de confinamiento y enfrentar con resiliencia estas nuevas dinámicas de vida. Los creadores encontraron nuevas maneras de acercarse a las personas, llegando hasta la sala de la casa, a la habitación, a través de las plataformas digitales, para seguir permitiendo ese vínculo con la creación”.

El préstamo de libros a domicilio, es una experiencia de solidaridad y confianza que se lideró desde las bibliotecas. “Las convocatorias y estímulos por más de 14.800 millones de pesos sólo desde la Secretaría de Cultura permitieron que 562 creadores de las localidades, pusieran todo su talento en conexión con los ejercicios de sus territorios. El programa Bogotá es Cultura Local motivó a 10 localidades a participar en convocatorias para apoyar a las economías creativas y culturales de la ciudad. Confiamos en que estas apuestas desde lo territorial y los pequeños formatos nos ubican en la ruta de la reactivación económica y social del sector que seguiremos impulsando sin tregua”.

La nueva normalidad

“La vivimos más fortalecidos. La Secretaría tiene la misión de liderar las políticas culturales de la ciudad y en este sentido, nos ha permitido identificar nuevas demandas de la ciudadanía tanto impuestas por esta nueva realidad como muchas otras que son parte de la transición cultural que vive la ciudad. Desde la Secretaría, que lidera al sector cultural de la ciudad, avanzamos en seguir vinculando al ciudadano como centro de todas nuestras apuestas y acciones, donde los artistas y creadores somos parte de esta conexión, condición inaplazable para impulsar los cambios culturales que nos permitan entrar juntos, como sociedad, a las oportunidades del siglo XXI”.

Nicolás y su equipo de trabajo viven el llamado constante a seguir innovando y avanzando con grandes logros como la plataforma www.bogotacreadora.gov.co. “El enorme compromiso con la vida nos exige a todos, no bajar la guardia en el auto cuidado y en evitar las aglomeraciones. Seguir posicionando los pequeños formatos que ya hemos experimentado con éxito como la estrategia Asómate a tu Ventana, los conciertos de la Filarmónica al barrio, el BiblioMóvil y el escenario Móvil que llega hasta los parques y barrios de la ciudad”.

Estímulos para los artistas

“Se destinaron recursos cercanos a los $23 mil millones de pesos al programa Bogotá Solidaria en Casa y de manera coordinada como distrito, se hicieron entregas de mercados y apoyos monetarios a las familias más vulnerables, incluidas las familias de los artistas. Si bien el Portafolio Distrital de Estímulos siempre ha sido en Bogotá el más robusto del país y promovido la democracia en el acceso de los artistas a los recursos públicos (mérito de sus proyectos y propuestas evaluadas por jurados calificados y de manera transparente), en el 2020 los recursos de fomento se incrementaron ampliamente gracias a la modificación de la destinación de los recursos Ley del Espectáculo Público, LEP, nos permitió acoger muchas más propuestas de artistas merecedores de becas y estímulos. En el 2019 se apoyó la realización de 562 proyectos culturales con una inversión de $ 14.823.500.178 del Programa Distrital de Estímulos de la SCRD. Esto incluye la destinación de recursos LEP por 7.416 millones de pesos a 167 proyectos de las artes escénicas y la realización de los convenios con Suba y Bosa para la entrega de 107 estímulos”.

“Promovimos e hicimos realidad iniciativas que no sólo atienden a la coyuntura, sino que, de manera sostenible en el tiempo, impulsarán transformaciones favorables de alto impacto para el sector artístico y cultural. Logramos la exención del impuesto predial para museos y teatros durante los próximos 10 años, como incentivo a la inversión en producción propia, lo que significará un aumento de la oferta cultural para los ciudadanos”.

La SCRD avanzó en el reconocimiento de 12 distritos creativos que permitirán la conexión de distintos creadores en puntos estratégicos de la ciudad, impulsando tanto las capacidades colectivas como el intercambio solidario, la calificación de sus capacidades y la creación de más asertivas propuestas de interés para los ciudadanos. “Este trabajo en red ha sido un sueño y una necesidad del sector y será determinante para la reactivación y sostenibilidad de los
emprendimientos y propuestas creativas y culturales en la ciudad”.

Esta institución distrital lideró la certificación que habilita el funcionamiento con protocolos de bioseguridad de más de 3 mil entidades y establecimientos del sector cultural. “Creamos la estrategia de cultura ciudadana ‘Alas de Distancia’ (con más de 170 acciones de pedagogía, talleres y piezas de comunicaciones en diferentes líneas de trabajo) para afrontar la coyuntura del COVID-19 promoviendo el distanciamiento físico, el uso de tapabocas y nuevas dinámicas de interacción en la nueva realidad”.

Con 186 jornadas en 19 localidades, llegaron a los parques y barrios de Bogotá con arte, cultura, lecturas, música, recreación y deporte con la iniciativa ‘Asómate a tu ventana’ para acompañar los días del confinamiento, estando junto a los ciudadanos y llevando mensajes de esperanza que contribuyen al cuidado y a la salud mental.

“De cara a la reactivación, logramos la intervención de más de 1.000 mts2 de espacio público con señalización para facilitar el distanciamiento físico mientras se habita al aire libre, reforzamos la pedagogía y realizamos compromisos
en torno a las medidas de cuidado con 150 comerciantes del barrio 20 de Julio en la localidad de San Cristóbal”. “El proyecto Es Cultura Local, que lideramos desde la Secretaría de la mano con 10 alcaldías locales, como parte de la apuesta por la reactivación en la ciudad, y en el que se invirtieron más de $11.648 millones para la reactivación de la economía cultural y creativa en los territorios, ha beneficiado a cerca de 226 microempresas y agrupaciones”

Quien vive en Bogotá ¿Cómo puede aportar a la cultura y el arte?

“Sin duda, haciéndola parte de su vida cotidiana, vinculando actos de creación, de lectura, participando activamente de las propuestas de los creadores y artistas locales, conectándose desde la virtualidad a la amplia oferta de la ciudad para todos los gustos e intereses, asistiendo a la programación disponible, cerca de su casa, en pequeños formatos para enriquecer su vida cotidiana y disfrutar y conectarse con la creación como parte fundamental de lo que somos. Seremos una mejor ciudad si hacemos del arte y la cultura, parte de nuestra canasta familiar, pues son estos ingredientes los que llenan de riqueza intangible lo que somos: Enriquecer las conversaciones íntimas de la familia, llevar nuevos relatos a la mesa del comedor, vivir cada vez con más empatía nuestra diversidad y encontrar caminos cada vez más humanos y solidarios para tramitar nuestras diferencias y cerrar nuestras persistentes brechas de inequidad”.

Hace un tiempo a Bogotá se le denominó, La Atenas suramericana, ¿se podría recuperar este apelativo?

“Tenemos un reto más grande. De lo que se trata es reconocer que la cultura es significativa para todos. Hoy día, somos una Bogotá ciudad creadora. Debemos estrechar nuestros vínculos de creación con lo cotidiano, donde la cultura tenga un papel cada vez más protagónico en la educación de los niños y las niñas; donde los gestores culturales de las localidades creen más allá de sus propias audiencias y trabajen de manera más cercana con sus comunidades. Estoy convencido que, como ciudad, estamos listos para encontrar nuestros propios caminos en una Bogotá diversa, enriquecida por la particularidad de las propuestas, ricas y virtuosas, aportadas por los talentos de la ciudad tanto en las propuestas consolidadas y de alto impacto como en cada uno de los barrios y localidades, cada uno en su dinámica y alcance y todas ellas valiosas para la vida de la ciudad y de las comunidades”.

En la mira

“Consolidar el ejercicio local. Impulsar desde la cultura, la recreación y el deporte un nuevo contrato social. Nuestra apuesta es que cada ciudadano incorpore la cultura no como un evento sino como parte fundamental de su vida cotidiana. Lograrlo promueve un cambio cultural que nos enriquece a todos. A los agentes culturales y a toda la sociedad en una visión más cercana y recíproca de ganancia colectiva.Esto implica que cada una de nuestras acciones esté orientada a generar procesos con saldos pedagógicos, es decir, aprendizajes y transformaciones. En ello radica la riqueza fundamental y necesaria para hacer posible una Bogotá más consciente y cuidadora”.

Trabajo en equipo

“En la Secretaría contamos con un equipo humano maravilloso, son personas extraordinarias y profesionales. Cuando las personas tienen el talento y compromiso con su tarea y el propósito común que nos hemos trazado, la prioridad del liderazgo es la confianza. Trabajamos convocando permanentemente lo mejor de nuestras capacidades y siempre en la pregunta por el ciudadano y cómo éste se verá positivamente beneficiado con nuestras decisiones de manera responsable y sostenible. Igualmente nos conectamos en el reto de acercar la entidad a las personas de manera cada vez más pertinente y cualificada, impulsando su misión a la vez que escuchando con apertura las nuevas demandas que nos plantea la realidad”.

¿Cuáles son los libros que no pueden faltar en tu biblioteca?

“Las mil y una noches; Bartleby, el escribiente; Cien años de soledad; Los cuentos completos de Borges; Detectives salvajes; y los que faltan por leer. Realmente, es muy difícil, me iría por géneros que no pueden faltar: clásicos, poesía, novela, historia, ensayos y por supuesto el teatro, entre otros”.

¿Qué cualidades destacas de la alcaldesa Claudia López, cómo es trabajar con ella?

“La alcaldesa tiene una sensibilidad social enorme. Conoce la ciudad y sus desafíos, tiene un alto sentido de lo público y es una líder comprometida con fortalecer las instituciones y la democracia. Esto hace que trabajar a su lado sea, además de inspirador y retador, la oportunidad para servir y aportar en apuestas de largo plazo por hacer posible una ciudad cada vez más cuidadora, empática y humana, desde la cultura”

"Trackback" Enlace desde tu web.