Síguenos

Johana Bahamón «Creo en las Segundas Oportunidades»

Johana Bahamón

Fotografía: Manuel Valle
Maquillaje y peinado: Ricardo Melo Ortiz-Richieefull.

Hace 7 años encontró su sentido de vida, cuando la invitaron a la Cárcel del Buen Pastor como jurado de un evento. Comprobó la realidad de una Colombia de la que muy pocos sabemos y sintió la necesidad de hacer algo. Organizó una obra de teatro. Creó Acción Interna para resocializar a las personas privadas de libertad, darles mejor calidad de vida a través del arte, apoyo social y el emprendimiento.

Johana es una mujer serena, que refleja lo que siente, piensa y realiza. Para ella estos años como líder social de la fundación Acción Interna han sido de crecimiento, de ver la realidad con una mente y un corazón abiertos con aquellos que se han equivocado y que merecen una segunda oportunidad.

Recuerda que esa primera visita al centro de reclusión El Buen Pastor jamás la olvidará. Conoció lo que realmente es una cárcel. “Una cosa es ver lo que muestran los medios de comunicación y otra conocer el espacio, los seres humanos que están ahí, sus historias, lo qué comen, dónde duermen, qué hacen. Sentí la necesidad de estar más tiempo, no sabía cómo, ni qué iba a hacer. Sentí la necesidad de volver, aproveché que tenía 3 meses de vacaciones y pedí la autorización a la directora del centro para realizar una obra de teatro, porque la actuación era mi herramienta de trabajo, en ese momento. Mientras mis colaboradores montaban este evento, pude conocer el proceso y las experiencias de las internas. No hubiera conocido este mundo, por algo fui actriz. La actuación es un proceso mental, terapéutico, ellos son seres humanos muy talentosos”.

Balance

Johana en siete años de gestión ha visitado 32 cárceles en Colombia en donde están más de 30.000 personas privadas de la libertad.

Acción Interna tiene 3 objetivos básicos: crecimiento interno, orientado a fortalecer la vida espiritual, apoyo en rehabilitación de adicciones y también el área sicosocial. Arte interno, es la resocialización por medio del arte, que fue con lo que se inició la fundación, es clave para que los internos exterioricen sus sentimientos y hagan catarsis. Trabajo interno, se refiere a la productividad, que las cárceles no sean solo un lugar de reclusión, sino centro de trabajo, como lo es el restaurante. Cuentan con equipo para capacitarlos en creación de empresa y educación financiera. Tienen los mejores chefs que los apoyan y dependiendo de sus habilidades se ubican en la áreas adecuadas.

“Es darles herramientas para cuando recuperen su libertad, se reincorporen a la sociedad de una forma digna como se la merecen, después de haber cumplido con su condena. Que cumplan con la resocialización, desarrollen sus capacidades, puedan tener ingresos y generen vínculos con sus familias, que por lo general pierden contacto cuando ingresan a la cárcel. Se trabaja con la resocialización con ellos mismos, con su entorno, sus seres queridos y por ende con la sociedad”. Conoce 120.000 historias y situaciones que la motivan a trabajar por la comunidad interna. “Una señora mató a su marido porque violó a su hijo de tres años. Simón tenía la misma edad. Agradecí a la vida por no haber tenido una pareja como esa”.

La actuación

La primera obra de teatro que se realizó fue la casa de Bernarda Alba de García Lorca, obra de solo mujeres, sugerida por su maestra de actuación. “Trata del encierro y también de la libertad del espíritu. Ahí empezó todo. Hasta la fecha hemos participado en cuatro festivales de teatro carcelario y en cada evento participan 6 cárceles, llevamos 24. Empezamos con obras clásicas y el último dejamos que ellos tuvieran la libertad de escoger si querían realizar una obra o una escrita por ellos, y todos escogieron la segunda opción. Entonces, les llevamos personas que les enseñaran a escribir, a realizar obra de teatro con sus propias ideas. Se hace una convocatoria, un casting y se establecen los personajes”.

El día a día

“Por lo general de 9 a 11 de la mañana visitó una cárcel. Luego voy a Casa Libertad, un espacio que tenemos con el Ministerio de Justicia, el Inpec, Colsubsidio, la Secretaria de Seguridad y Fundación Acción Interna. Nos reunimos para generar oportunidades para las personas que han recuperado su libertad. Tenemos una metodología de intervención, un proceso en donde recibimos a la gente cuando sale de la cárcel y la reubicamos laboralmente o dependiendo de lo que cada uno necesite. Después de las 4 tarde, estoy en mi casa, tengo una oficina y tengo reuniones. A esa hora están mis hijos en mi casa, estoy trabajando y al mismo tiempo estoy pendientes de ellos”.

Vida familiar

Johana es muy organizada y siempre tiene tiempo para todo. Integra a su esposo e hijos Simón y Mía en sus actividades “Como tengo la oficina en casa, es más fácil. Mi esposo me acompaña siempre a dar conferencias y a los centros de reclusión. También mi expareja (Andrés Cabas) da conciertos. En Navidad y en eventos especiales vamos a las cárceles y compartimos”.

Evelyn

Es una tierna bebé afrodescendiente de un año que vive con su mamá en la cárcel. “La niña comparte los fines de semana con nosotros. Hay un vínculo muy especial y es una bendición para mi familia. Es la imagen de acompañamiento para visibilizar a los niños que están en las cárceles. La idea es llamar la atención de la gente para que atienda las necesidades de la población infantil de 0 a 3 años que vive en la cárcel. Es importante que la gente sepa que hay una realidad que no conoce, que se sensibilice y se dé cuenta que hay un mundo que lo tenemos muy aislado y olvidado”.

En esos tres años los niños requieren de un acudiente, que esté pendiente de ellos. Generalmente es un familiar el que está al tanto de urgencias mé- dicas o para compartir con el menor de espacios de recreación. Sin embargo, la mayoría de las internas no tienen a nadie para estas situaciones. Esa fue la iniciativa que realizó Johana con Evelyn.

¿Cómo se llevan los niños?

“Mis hijos la aman, se pelean por cambiarla, darle el tetero, o con quién duerme. Mía y Evelyn comparten el cuarto, hay dos camas y fotos de las dos. Mía está feliz porque tiene a su hermanita. Al principio se ponían tristes porque teníamos que llevarla con su mamá el lunes. Ahora todo cambió, el viernes es el día de la felicidad. Nos visita la niña, la tratamos con amor, compartimos todo el tiempo y aprovechamos para hacerla feliz”.

Proceso de reconciliación

Johana es enfática al decir: “Todos hemos cometido errores y pedido segundas oportunidades. Tenemos que empezar por nosotros mismos y darlas. Dejar de ser egoístas y saber que si las hemos pedido, las podemos dar”.

El hacinamiento

Para nadie es un secreto que hay hacinamiento en las cárceles de Colombia y Latinoamérica. “Es de los principales problemas, a parte de la salud y la alimentación. La Cárcel de Riohacha es la más hacinada de Colombia, es para 90 personas y hay 500. No hay un espacio apto para hacer una resocialización. No tienen en dónde dormir, moverse o comer”.

“En Colombia hay 124.000 personas privadas de la libertad, de las cuales el 40% están sindicadas, eso quiere decir que no están condenadas. Su situación jurídica está en el limbo. Hay gente que lleva 8 años sindicada esperando que le definan su situación y nunca pasa nada. Si ese 40% se solucionara habría alguna luz. La solución no está en construir cárceles, sino que la gente no llegue ahí”.

Barack Obama

Johana fue escogida por la Fundación de Barack Obama, con 9 colombianos, líderes sociales con ideas con impacto social. Para ella fue una gran sorpresa y honor participar. Pensó que era un spam cuando recibió el correo. “Fue una mesa redonda, un diálogo muy ameno de 3 horas con los demás invitados. Maravilloso compartir y contarle lo que hace Acción interna para visibilizar a 120 personas privadas de la libertad en nuestro país, las oportunidades que tienen de salir adelante, lo que creemos y lo que son las segundas oportunidades”.

Vivimos en un mundo donde hay individualismo y solo pensamos en nosotros. Las personas que quieran sumarse para apoyar tu iniciativa ¿Qué deben hacer?

“Escribir al correo voluntarios@ accioninterna.com Contamos con un equipo que organiza esta área. Me hace feliz leer correos de gente que quiera apoyar a la fundación. Es motivante, si hay voluntad se da el primer paso. Pensar en otros es maravilloso” Empezó en la cárcel del Buen Pastor, a los 3 meses ya estaba en La modelo y La Picota. “Apoyamos a hombres, mujeres y jóvenes. Iniciamos de mayores a menores. Cualquier persona puede acceder a nuestros programas. No podemos juzgar, o decir usted si, o no. Quien esté interesado puede integrarse al programa de resocialización y reconciliación. De las personas que están con nosotros en segundas oportunidades, el 98 % no ha tenido la primera oportunidad”.

¿Cómo se mantiene Acción Interna?

“Tenemos apoyo internacional, del sector público y privado. Hemos creado programas autosostenibles, no podemos esperar a vivir de donaciones. Nos dedicamos a las donaciones o a nuestro trabajo”. La labor de Johana y de sus colaboradores ha sido reconocida a nivel nacional e internacional, también ha participado en grandes eventos. Para ella, lo más importante es el trabajo en equipo y la forma en que pueden visibilizar a las 120.000 personas privadas de su libertad.

¿Tu mayor desafío?

“Que nuestro modelo de intervención que ya lo estamos implantado y sistematizando se pueda replicar en cualquiera cárcel del mundo. Que toda persona que quiera apoyar ese sector lo pueda hacer con nuestro programa a nivel global para que beneficie a otros internos sin necesidad de hacerlo nosotros”. El Festival Internacional de Industrias Creativas 2019, la galardonó por generar paz y dar apoyo a la población privada de la libertad.

"Trackback" Enlace desde tu web.